Thursday, January 06, 2011

VALENCIA DE SAN SIMEÓN EL ESTILITA: UNA CIUDAD ILETRADA (SC13). Colectivo Místico Anarquista ¡Rasputín Vive!


SALMOS COMPULSIVOS
VALENCIA DE SAN SIMEÓN EL ESTILITA: UNA CIUDAD ILETRADA
Colectivo Místico Anarquista ¡Rasputín Vive!

He aquí uno de los primeros manifiestos de COMISARAVI (Colectivo Místico Anarquista ¡Rasputín Vive!), una extraña agrupación de fines inconfesables que pretende pervertir a la señorial ciudad de Valencia. No pretendo ser vocero de este brazo radical de la contracultura, antítesis de la Secretaría de Cultura del Gobierno de Carabobo y de Fundacultura, sino más bien poner en conocimiento del lector esta curiosidad sociológica. José Carlos De Nóbrega. P.S.: Confieso que de dicha organización tomé el calificativo de San Simeón el estilita, intentando inútilmente atrapar el estado mental de Valencia, la de Venezuela (Buñuel y Billy Joel dixit respectivamente).

Nuestra ciudad adolece no sólo de políticas editoriales –muy a pesar de ser enclave de magníficos poetas-, sino también de toda posible representación iconográfica, mítica y musical. Ha sido presa fácil de urbanistas ignorantes, mercaderes de feria y politiqueros de la más kitsch imaginación. Qué se puede esperar de una urbe huérfana de discurso arquitectónico. Además de la cuadrícula decadente que llamamos plaza Bolívar –si bien los zopilotes se birlaron una de las águilas del conjunto escultórico central y recién otro gallinazo la repuso cacareando su pírrico triunfo, San Simeón se mantiene aún en las alturas haciendo puñetas en dirección a Occidente-, no nos compadecen sus referencias más comerciales y fetichistas: El espejo estúpido que es la Torre Da Vinci, el juego de mesa apellidado Sambil en el remedo de un templo votivo de consumidores compulsivos, la escenografía distópica del Big Low Center; peor aún se combate la inseguridad poniendo entre rejas los pocos espacios abiertos que quedaban acá, las plazas y las calles (a tal respecto, es insufrible la Urbanización El Trigal, paradigma de un ámbito claustrofóbico presidido por la histeria de una clase media decadente). No en balde, el alcaparrado burgomaestre vive en el Parral y sus hijos concurren al Reencuentro de los ex-alumnos del Colegio San Gabriel Arcángel; mientras que su comisario culturoso -hoy radical plus- pernocta en casa tomada, acariciando en la modorra discursos pontificios dignos de la Santa Inquisición. Ya no se queman libros que importunen a la rancia Valencianidad: no es políticamente correcto, simplemente no se publican o, mejor aún, son destruidas las tripas por la incompetencia e indolencia de un funcionariato inculto embebido en la era de Acuario, la demagogia cultural (esto no es más que mero exhibicionismo) o el dar piruetas marciales ante un Buda fofo y soso sobrealimentado por las transnacionales del dinero y de la futilidad académica. O los volúmenes no se distribuyen y se consignan en casas muertas, para prevenir de una trombosis a la clase académica y política que no puede ver tanta letra junta. Añoramos la lengua y la iconoclastia de un Luis Augusto Núñez agarrando el culo de godos y arzobispos; no el guayoyo dulzón de José Napoleón alabando los dorados rulitos de una de las Maldonado, pues es virtud teologal agradecer su Doctorado Honoris Causa que es igualito al Oscar de la mercachifle Academia. La música es impuesta por Bonchona FM o los caprichos del gobernante de turno (ayer, cuadrar a martillazos una marcha en la cadencia monocorde de la gaita de furra y tambora, el estridente gillfest o el perreo del reaguetón en esos templos guturales del transporte público; hoy, el elogio a Fausto Papetti y la música bancaria que ameniza las veladas de los jueves en el Palacio de los Iturriza). Nos parece más válida la propuesta plástica de las camioneticas que vincula así nomás la ternura de los cariñositos y la esquizofrenia del monstruo de Tazmania, que el complaciente y acomodaticio discurso de Vladimir Zabaleta en la composición del retrato de la godarria valenciana; vindicamos a Cristóbal Ruiz y las sardinas fritas de la Guairita aliñadas con Polar, antes que esos horrendos caballos que galopan por la autopista en dirección a Guacara. De las efigies de los politicastros de hoy que se estampan en vallas, diarios, sillas de ruedas, muebles de plástico, dispensadores de agua, preferimos no hablar.

Definitivamente, nos queda rayar las paredes de los cagaderos como alternativa escritural libertaria.

Valencia de San Simeón el estilita, 1º de enero de 2011.

1 comment:

LiPo said...

Li Po te saluda y te felicita por divulgar material que muestre el estado cultural de Valencia. Creemos que deberías hacerle una nota a Luis Augusto Nuñez, se la merece.