Monday, July 30, 2012

EN/CLAVE POÉTICA: UN ENCUENTRO CON LA POESÍA DEL DECIR (1). José Carlos De Nóbrega

Salmos Compulsivos



EN/CLAVE POÉTICA: UN ENCUENTRO CON LA POESÍA DEL DECIR (1)


José Carlos De Nóbrega



Agradecemos a Nelson Guzmán que nos haya invitado a una sesión más del ciclo “EN/CLAVE POÉTICA”, evento literario de su autoría y su especial celo organizativo. Fue muy cálido el recibimiento en esa magnífica sala de lectura del Centro de Estudios Rómulo Gallegos que lleva el digno nombre de Isaac Pardo. El miércoles 18 de julio de 2012, sin importar las colas en la “Autopista del Sur” o esa calle larga denominada Autopista Regional del Centro, compartimos la Poesía del Decir con Gonzalo Ramírez Quintero, Luis Alberto Angulo y Enrique Mujica. He aquí el inicio de mi aproximación ensayística a la obra poética de estos altísimos panas.

Gonzalo Ramírez Quintero (1965) es, no obstante su discurso a contracorriente de lo política y gramaticalmente correcto, un poeta del Decir. Aprovechamos la ocasión para preguntarle por la revista Día-Crítica, ese necesario y bello objeto de papel que es la pinta rebelde en rojo y negro que se aferra al soporte de concreto. Poeta y Director, nuestra colección se quedó en el séptimo número. Esperemos, por lo menos, 73 números más. Tuvimos el privilegio y el placer de conocer su breve y contundente poemario “Ciudad Sitiada”, compulsiva y explosiva aproximación a Caracas por vía de la palabra viva, contingente e inmediata, ajena por demás a la artificialidad del estilo y entusiasta en el compromiso por la vida. Así nomás, teniendo como hermanos mayores a los poetas César Vallejo y Miguel Hernández, militantes conspicuos del Decir y la Praxis en Revolución. La poesía de Gonzalito se nos antoja un gran salmo desparramado y caudaloso que insiste en la enumeración de voces dispares, sensaciones e imágenes místicas tocables. Esto es espontánea fluencia inexplicable de la palabra que se deja oír con claridad, para incrustarse paradójicamente en la calidad fragmentaria y antigramatical del poema. La ciudad sitiada, no sólo nos remite a la Caracas masacrada de febrero de 1989, sino al éxtasis místico y poético de la voz en pleno exilio interno, eso sí, masticando la amarga cena previa a la libertad que se esconde detrás del desmadre político y social. Por supuesto, nuestro corazón no puede obviar ese sentido texto elegíaco dedicado a Solimar Cadenas: oración fúnebre cuyo afluente y abrevadero es la compulsión por la vida, con sus idas y vueltas, la apología a la belleza fundada en la crueldad de este disparatado mundo. Supone conversar con nuestros muertos, contristarnos y celebrarnos al mismo tiempo:



Para no rendirse

y cantar.



No en vano

y sí en vilo.



Talita cum,

Talita cumi.



1 comment:

Anonymous said...

For most up-to-date news you have to visit world-wide-web and on
world-wide-web I found this web site as a best website for hottest updates.



Here is my web site: cellulite treatment reviews