Saturday, September 16, 2006

LA SEGUNDA MUERTE DE CRISTÓBAL RUIZ



La sucia falda protege el fogón
Para espantar el hambre
Que ronda la sala ante la espera.
Poema (fragmento) de Cristóbal Ruiz.


Cristóbal Ruiz, pintor y performer selenita, murió por segunda vez –no nos atrevemos a decir que de una manera definitiva- en el sector El Castaño de las Trincheras, municipio Naguanagua, el día sábado 5 de febrero de 2005, según rezan las notas periodísticas de la región. Su cuerpo pendía de un cable de electricidad, el abdomen se hallaba intervenido con dos puñaladas de frío salvajismo y las manos amputadas, echadas u ocultas en no se sabe dónde. El morbo, convidado inoportuno de los pensamientos contingentes y desbocados, recreaba la composición de la terrorífica escena: Instalación y performance, técnica mixta, materiales diversos (cadáver exquisito cuya sombra se proyecta en uno de sus propios lienzos, decapitando al pájaro fantástico y multicolor, sumiendo en la amodorrada oscuridad a una recogida culebra morrona).

La primera muerte de Cristóbal ocurrió hace dos años, esto es septiembre de 2004. Me había tomado por sorpresa al leer la despiadada reseña en el diario El Carabobeño del domingo, entenebrecida la vista por una albigrisácea capa de secreciones y lagaña. El sábado en la noche lo había visto en la licorería, preguntando por Alexis para canjear sus acuarelas de tierra ajedrezada por media mula de leal cocuy. El flaco licorero siempre se quejaba porque Cristóbal le vendía lo más modesto de su fecundo parto artístico, mientras que otras personas adquirían óleos de gran formato y mayor completación técnica. Si no, consúltese su rabia al ver uno de los cuadros, propiedad del poeta Reynaldo Pérez Só, en la portada de la revista Poesía número 128. Pese a ello, esta primera muerte lo había afectado, hasta el punto que fueron infructuosas sus diligencias para inquirir en dónde se realizaba el acto velatorio. Media semana después del primer deceso, me espanté al verlo caminar en las inmediaciones del bar La Guairita; Alexis y Juan me confirmarían que yo no estaba rascado ni drogado: Cristóbal estaba vivito y jodiendo la paciencia de los habitantes de Valencia de San Desiderio, así nomás, impunemente. La macabra chanza quizás era una estratagema estafadora para revalorizar su obra pictórica, al margen de las escuelas, las tendencias y, sobre todo, los círculos museográficos.

En un trabajo aparecido en Letra Inversa (apéndice culturoso de la agencia EFE), escarbando el sendero de Cristóbal Ruiz, Vielsi Arias –una trigueñita buenamoza- resume las peripecias de su andar estético y vital. Nacido en La Luna, pueblo de Urama, el año de 1950, Cristóbal ejerció oficios dispares mientras procuraba una vía de expresión que le permitiera ganar un lugar en este mundo: conuquero, monaguillo, bailarín y performer de botiquín, officeboy, hasta que se empapa del ambiente político y cultural caraqueño de finales de los sesenta, lo cual le conduciría a la pintura de la mano de Diego Barboza y, luego, dos años mediante en la escuela de arte de su tocayo Cristóbal Rojas. La pobreza le impidió consolidar estudios escolares, sólo que no se perdió su espíritu libertario en los largos pasillos y estériles recovecos de las academias. En una foto de nuestro amigo Orlando Baquero, Vielsi amansa con una sonrisa fresca, sentida e impecable al Rasputín que a veces era Cristóbal: Su vida fue en cierta forma una gran pieza de teatro, en la que actuaban infinidad de personajes que finalmente eran él mismo. Hay infinidad de escenas en la que todos estamos envueltos, de igual forma su obra recoge del entorno todo cuanto acontece y siente. Al tratar de ubicar a Cristóbal en una categoría específica del arte, no hay duda que sería dentro de lo popular, considerando este género como aquel que parte de un colectivo, del contacto diario con el entorno, que sin mayor formalidad ni prejuicios lleva consigo el itinerario de un pueblo (Letra Inversa, 13 de marzo de 2005, páginas centrales). Ni que lo digas, pequeña guaricha. La Facultad de Educación de la U.C. y el comprimido pasillo que separa el Teatro Municipal y la Facultad de Derecho, constituyen el espacio convencional en el cual Cristóbal satirizó al Templo de la Racionalidad y la Cabronería, tanto en lo estético como en lo político. En la inauguración del Festival de las Artes, teniendo al Teatro Municipal como tramoya de lo más formal, él le sacó su irreverente culo al pícnico y sacratísimo Alcalde de la Ciudad, más preocupado por las corridas de toros que por la Poesía que se enseñorea de todas las artes. Un azulado paco pelafustán y servil le dio una paliza porque su cabeza de palo segrega a los oriundos de la luna, pues son anarquistas esquizoides que mezclan sus efluvios corporales con la pintura para evidenciar lo mierda que es la sociedad de su tiempo: sí, esa que sólo respeta y se enculilla ante dos cosas, el dinero y el garrote dispuesto siempre a fracturar cráneos, espíritus y conciencias.

A veces, en el epicentro de su embriaguez, Cristóbal se convertía en un tipejo fastidioso, resentido y ofensivo. Por lo cual, en ocasiones mi mezquindad y malhumor me obligaron a seguir de largo con el pretexto de llegar algo retardado a un examen o a una exposición oral en la Facultad. Todavía los cuerdos tenemos la cachaza de maltratar al prójimo dizque para paladear y padecer nuestro cuadro de estrechez anímica. La Psiquiatría, aparentemente, da para todo, menos para la extirpación de la locura. A Dios Gracias para su mayor Gloria, pues una sociedad sana y racional sería un paraíso artificial intolerable. Ello justifica la naif psicodelia abigarrada del universo artístico de Cristóbal Ruiz: Maestro fue Cristo que hizo el culo sin compás.






2 comments:

Miel Calder said...

De verdad no he podido leer este post sin que algo me oprimiera el pecho y la garganta. Cristobal no era un amigo más, era pana. Me estampaba un beso con su chiva llena de baba,con olor a cocuy y me abrazaba muy fuerte cuando leía mis poemas. Cristobal fue uno de los grandes de la plástica y de la escena, como dices fue un eterno performance, de los buenos, de los reales. Recuerdo haberlo visto en el boulevard de derecho cuando lo del aviso en la prensa sobre su muerte falsa, nos reímos mucho.
Y así quiero recordarlo riéndose de la vida y de la muerte.

Denis Miraldo said...

Extraño a Cristóbal, extraño la capacidad de esos seres impregnados a la vez de sabiduría y decadencia que reflejan la poesía mas sagrada y la indiferencia de una sociedad preocupada por el brillo plastificado de las apariencias... Si, Cristóbal fue víctima muchas veces de algún policía abusivo, de muchos de sus disque "amigos" con el único interés de sacarle un cuadro, un dibujo, cualquier trazo que un día pudiera convertirse en objeto de subasta o en el eslabón perdido del arte contemporáneo, pero por encima de todo Cristóbal fue víctima de si mismo, y siempre lo percibí oscilando entre los dos extraños, su facilidad de reír y su disposición a dejarse llevar por el llanto en aquellos atisbos de conciencia en medio de su marea etílica...

No recuerdo que Cristóbal le haya mostrado su sacrosanto trasero a Paco… imagino que uno de esos policías lamentables, mediocres y ansiosos de mostrar su pobre poder temporal, cometió el sacrilegio de someterlo… Maldito sea mil veces su mano violenta y también el corazón de quien dio esa orden… Sé que el culo de Cristóbal sirvió mas de una vez para mostrar el desprecio que el sentía hacia toda la parnafernalia del Salón Michelena en el Ateneo de Valencia… Nunca fui testigo de eso, pero he escuchado esas historias mil veces, y otras tantas lo aplaudo y lamento que muchos que siempre nos llenamos la boca de críticas, no tengamos las bolas para irrumpir en la formalidad y darle una bofetada a los falsos consumidores del precioso arte hecho con amor…

Una cosa mas tengo que decir... En un Festival de las Artes, Cristobal se "robó" la portada del diario El Carabobeño, el mismo que lo matara de manera irresponsable la primera vez, con una foto suya en todo su esplendor de duende dionisíaco... Había acabado de terminar una presentación en el Teatro Municipal y en las afueras un grupo de jazz se disponía a amenizar una corta velada al público que iba saliendo… Primero se agolpó la gente alrededor de la tarima, por lo menos los que no se iban de inmediato asustados por permanecer luego de las nueve de la noche en el casco central valenciano… pero casi de inmediato aparece Cristóbal, con una extraña danza ritual, a lo Jim Morrison, un baile chamánico, a lo Ruiz… Poco a poco todos comenzaron a voltear, a rodear hipnotizados al verdadero gran gurú del arte valenciano, y así, simbólicamente le daban la espaldas a la agrupación de jazz, cuyos músicos se limitaron a ofrecer una cortina musical, así el público le daba la espalda a lo elitezco, a lo formal, al jazz prefabricado y estandarizado sin sorpresas, cautivados por una danza que pululaba entre movimientos alocados y los pequeños saltos de Cristóbal, quien con los ojos cerrados en trance místico intentaba acomodarse el eterno bolso que colgaba de sus brazos, dando como resultado una extraña metamorfosis de brazos enredados, movimientos febriles y arte popular, genuino, ingenuo, trascendente, efímero, real, puro…

Cristóbal lloró aquella vez en el Anfiteatro de Bárbula cuando Tknela Teatro le dedicó su ópera prima La Luna de Jabillo, en cuyo programa de mano Yuri Villegas escribiría: A mi duende… Cristóbal Ruiz…

Hermano Cristóbal… donde quieras que permanezcas… te extraño sinceramente… si en donde estas ahorita existe un Chat celestial o infernal o lo que sea… espero que leas estas palabras y, una vez mas, te burles de nuestra estrechez y falta de visión para habitar y apropiarse de la gran ciudad como una casa donde caben todos los amigos, todos los sueños, todas las creaciones espontáneas, todas las miserias…